RADIO EN VIVO

PASTOR UCRANIANO RESCATA A CIVILES ATRAPADOS EN PLENA GUERRA

 



ORIKHIV Y HULIAPOLE, UCRANIA - Gennadiy Mokhnenko se mueve entre puestos de control militares, y sabe que está en una carrera contra el tiempo.

 

"Vamos a intentar evacuar a algunas personas de una pequeña ciudad en la línea del frente, directamente en la línea del frente", dijo.

 

CBN News se unió recientemente a Mokhnenko en un convoy de varios autos que se adentró en la zona de guerra aquí, en el sureste de Ucrania.

 

"Ahora mismo este es un lugar muy peligroso", añadió Mokhnenko.

 

Desde los primeros días de la guerra, Mokhnenko, capellán del ejército ucraniano, y su grupo de hermanos han rescatado a miles de personas, a menudo atrapadas entre las fuerzas ucranianas y rusas.

 

"Cada vez que evacuamos a la gente, hay disparos y explosiones", dijo Mokhnenko a CBN News.

 

La misión de hoy consiste en evacuar a un centenar de personas de la pequeña ciudad de Orikhiv, que está sometida a constantes bombardeos rusos.  

 

A sólo 40 millas de la gran ciudad de Zaporizhzhia, Orikhiv se encuentra en el camino de las tropas rusas que avanzan desde el sur y el este. Los funcionarios ucranianos temen que, si Orikhiv cae, Zaporizhzhia podría seguirla.

 

Por ahora, sin embargo, la principal preocupación de Mokhnenko es sacar a la mayor cantidad de personas que se encuentran varadas.

 

Cuando el convoy llega al ayuntamiento de Orikhiv, el equipo de Mokhnenko trabaja rápidamente para meter a la gente en furgonetas y autobuses.

 

Los rusos han intentado entrar en la ciudad y los ucranianos les hacen retroceder casi cada hora.

 

El equipo descarga alimentos, agua y otros suministros esenciales para los que han decidido quedarse atrás. Todo el tiempo se oye el fuego de artillería en la distancia.

 

"Ahora mismo la línea del frente no está muy lejos de aquí. ¿Puedes oírlo? ¿El mortero, la artillería? Este es un lugar muy peligroso", advierte Mokhnenko.

 

La mayoría de los que se van son mujeres, niños y ancianos.

 

"Me voy porque no es seguro aquí, hay explosiones todo el tiempo", dijo Anna, una residente de Orikhiv, a CBN News.

 

Roman, otro residente de Orikhiv, dice que se quedaría a luchar si no fuera por una herida en el pie sufrida durante un bombardeo ruso.

 

"¿Adónde voy a ir con mi pierna?", preguntó Roman. "Si pudiera, me uniría al ejército, pero debo escapar. ¿Cómo crees que me siento al tener que huir de mi ciudad natal?".

 

De momento, Roman y los demás se trasladarán a Zaporizhzhia.

 

Mientras tanto, Mokhnenko y parte de su equipo se dirigen más al este para entregar más ayuda humanitaria.

 

Se encuentran con este búnker subterráneo en la ciudad de Huliaipole, donde viven 38 adultos y 6 niños desde que comenzó la guerra.

 

El bebé Veera es una nueva incorporación al grupo. Nació en el búnker el día que empezó la guerra. Todos ellos nunca han salido del búnker. "Por supuesto, no ha sido fácil, pero ¿a dónde se supone que vamos a ir?", se preguntó un residente de Huliaipole. "Hay constantes disparos fuera, el exterior da miedo, y tenemos niños pequeños, así que nos escondemos aquí abajo".